sábado, 25 de febrero de 2012

ADOPCIÓN Versus EMBARAZO

Sin más comentarios, copio y pego este post del blog Temas de Psicología: http://psicoterapiafloresdebach.es/cgi-bin/weblog_basic/index.php?p=24

La adopción todo el mundo sabe, es uno de los medios por los cuáles muchos padres optan para conseguir un hijo. La adopción Internacional, es un proceso largo, farragoso y cargado de momentos difíciles desde todos los puntos de vista implicados, instituciones, países y familias. Hasta ahí todo normal. Esto es lo que sabe todo el mundo.

Lo que todo el mundo desconoce también es la desesperanza, la ansiedad, el sufrimiento, la angustia y el agotamiento que sufren los padres en este proceso. No se puede hablar de ello, nadie quiere escucharlo, nadie pregunta, todos cierran los ojos, las orejas y el entendimiento. El dolor sería insoportable.

Si comparamos a unos padres que esperan un hijo biológico mediante un embarazo y a unos padres que esperan un hijo a través de un embarazo llamado coloquialmente burocrático, las diferencias son enormes y da que pensar.

Los padres que esperan un bebé mediante embarazo, son cuidados por todas los estamentos sociales, desde el punto de vista médico la mujer es cuidada a todos los niveles, físicos y emocionales. A la mujer embarazada se le asiste en el parto, antes y después. Si esta mujer presenta dificultades médicas se la cuida por el bien del futuro hijo. Se le da de baja médica si es preciso que tenga reposo, tratamientos médicos, etc, etc. El parto es muy duro para ella, eso sólo las mujeres lo saben, pero luego viene la recompensa, el ansiado hijo. Al final todo se olvida, gracias a dios. Pero el embarazo, si todo ha ido bien, ha resultado ser un proceso enriquecedor para la mujer, para la familia en general y por supuesto, la sociedad que da la bienvenida a ese nuevo miembro. Toda la familia y la sociedad se vuelca en esa mujer, tiene que ser cuidada y mimada porque va a traer al mundo una nueva vida.

Los padres que esperan una adopción, tienen que pasar por procesos muy diferentes donde nadie les cuida. Institucionalmente tienen que pasar por una criba dura y tortuosa porque deben demostrar ante los estamentos sociales su salud física y emocional. Por supuesto su solvencia económica. Es lógico pensamos todos, un país tutor tiene que asegurarse de que ofrece sus “hijos” a los mejores padres posible. Por ley, el menor tiene que ser protegido, no se le puede dar en adopción al primer caprichoso irresponsable o una familia desestabilizada emocionalmente. Esto es lo que deseamos todos. Se le busca una familia a un menor , no al revés. La adopción no es un acto de generosidad, es un derecho que todo niño posee, el de tener una familia que garantice su bienestar y se le debe buscar la mejor.

La pregunta que aquí nos hacemos, es y ¿quien cuida de estos padres?. Hablamos de padres sanos y saludables que empiezan un proceso con toda la ilusión del mundo y que a base de meses e incluso años sin noticias, entran en un estado cercano a la depresión. ¿Quién puede soportar la espera de 3, 4, 5 o incluso mas años a la hora de adoptar a un hijo?. ¿Cómo se puede resistir tanto sufrimiento?. ¿Se puede pensar que ese estado de ansiedad y preocupación continua no cree secuelas?. Aquí, nadie dice nada.

A una madre adoptiva no la cuida nadie. Siempre debe ocultar su ansiedad, nunca desvelarla porque entonces ya no es apta para una adopción. Los trámites burocráticos se deben reanudar cada cierto tiempo y ojo, ahí hay que callarse, porque entonces el nuevo Certificado Médico sale negativo. Los Certificados de Penales, tienen que estar siempre inmaculados, y ya no hablemos si te quedas en paro. La adopción durante años está pendiente de un hilo. El corazón de estos padres también. Los padres adoptivos son vigilados, inspeccionados y expurgados al milímetro durante años.

A las madres embarazadas se les ofrecen cursos de preparación al parto donde se las ilusiona con el nacimiento del bebé, y así pueden canalizar su miedo al enseñarles y mostrarles lo bello que será ese momento. El dolor quedará atrás una vez que vean la cara de su hijo.
A las madres adoptivas, nadie les ofrece cursos de preparación a la adopción. Se supone que el encuentro con el hijo será muy feliz. Aquí lo doloroso no es ese momento, lo doloroso es la espera. Nadie se ocupa de que ellas y ellos vivan el proceso con la mayor serenidad y alegría posible. En todo caso, esos cursos son disuasorios, son talleres dónde ponen a los padres antes las situaciones más difíciles y dramáticas posibles y con toda crueldad se les mete en el dedo en la llaga del anhelo y de la ilusión para poner a prueba su fortaleza, valentía y estabilidad emocional. El fuerte resiste, el débil anula su expediente. ¿Se ha preguntado alguien lo que eso duele?.

Nos preguntamos si a nadie se le ha ocurrido crear talleres para esos padres donde puedan aprender a controlar su ansiedad. Actividades entre padres que les permitan canalizar su angustia. Qué realmente les preparen para la adopción de una manera realista, pero esperanzadora y que puedan llegar a ella con la máxima salud y fortaleza posible. Qué también este proceso sea para los padres adoptivos un camino enriquecedor y no solo deteriorante, triste y agotador. La única medicina que hay actualmente para estos padres es contactar con otras familias, mediante foros, chats, y unos a otros irse poniendo tiritas para animarse entre si, apoyarse y darse fuerzas. ¿No se podría hacer algo más?. ¿Psicológicamente, socialmente, políticamente, legalmente, de verdad que no se puede hacer algo más?.

Un niño adoptado vienen con una mochila de sufrimiento evidente. Esa mochila se vaciará si se encuentra con unos padres que puedan y sepan llenarla de cariño, ternura, una buena educación y mucha alegría. Pues que alguien prepare a esos padres de verdad para ofrecer a los niños esto. Basta ya de torturarles, los padres adoptivos también tienen derechos.

6 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo. Pero ya sabemos que las minorias poco podemos o nos dejan hacer, no contamos, somos unos pobres desgraciados en los que no vale la pena invertir dinero, total por 4 votos....
    Con tu permiso me lo pillo para colgar en mi blog.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Ole, ole y oleeeeeeeeeeeeeee!!! No lo podías haber dicho mejor niñaaaaaaaa!!!!
    De acuerdo en todo, preciosa!!!
    Si me das permiso, pongo el link de tu entrada en un post en mi blog!!!
    Me ha encantadoooooooooooooooo!!!
    Un besazo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué identificada me he sentido!! En este proceso sufrimos en silencio, con miedo a desvelar nuestros sufrimientos y problemas porque entonces nos arriesgamos a que las instituciones nos aparten para siempre de nuestro sueño de ser los padres de niños que tienen derecho a tener una familia.
    Al leer el artículo me he sentido discriminada por primera vez....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Todo totalmente cierto!
    Es un texto largo pero realista con lo que estamos pasando. Y los que nos rodean deberían entender lo que pasan los padres adoptivos. A mí también me gustaría explicar algo parecido en mi blog, para que la gente de mi trabajo y familiares entiendan por lo que estamos pasando. Y no hagan preguntas que ya no tengo ánimo de contestar.

    Gracias Paloma.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, buenisimo!!!
    ademas si vives un un publo pequeño esto es aun peor con la indiscrepcion de la gente unida a la falta de tacto a la hora de interesarse por el niño adoptado.....

    ResponderEliminar
  6. Mi punto de vista a lo mejor es algo diferente, pero hay una parte de la que nadie habla, los sentimientos del niño/a adoptado. Mi hijo vivió un infierno con el proceso y no había nadie al otro lado a quien preguntar. Después las instituciones te hablan de "todo se hace por el bien del menor". Me rio.

    ResponderEliminar