domingo, 21 de noviembre de 2010

Donde duermen los niños

Itzi de Efter stormen me ha hecho conocer la publicación "Where Children Sleep" del fotógrafo James Mollison. El libro son 112 fotografías de niñ@s de todo el mundo y de los lugares donde duermen. Las fotografías están acompañadas por un pequeño texto con la historia de cada niñ@ y sus circunstancias ... sobrecogedoras en muchas ocasiones ...
El proyecto empezó cuando Fabrica, el centro de investigación de Benetton, le pidió al fotógrafo una idea para mostrar y comprometer a las personas con los derechos de los niñ@s y Mollison pensó inmediatamente en su habitación y lo importante que había sido para él en su infancia, así que se le ocurrió que mostrar los dormitorios de los niñ@s en toda clase de circunstancias sería una forma excelente de abordar algunos de los problemas y dificultades que afectan hoy en día a la infancia. El libro está patrocinado por "Save the Children Italia" y tardó dos años en ver la luz.
En fin, espero que os guste, a mi muchas de sus fotos me han impactado profundamente (y no sólo la de niñ@s de países en vías de desarrollo) ... así que quiero aportar mi granito de arena a su difusión ... ya me contareis ...

5 comentarios:

  1. Gracias Paloma, buenisimo. Esta semana me pongo con los niños, se lo voy a enseñar y abrimos un debate.

    ResponderEliminar
  2. Uf! Muchas gracias por este documento, me parece tremendamente interesante y muy impactante. Cuando he visto las camitas y las habitaciones de los niños más desfavorecidos después de ver las de los principitos y princesitas... se me han puesto los pelos de punta...

    ResponderEliminar
  3. ¡Es impactante, realmente! Y como tu dices no sólo por los niños de países subdesarrollados... A mí también me conmovió cuando lo encontré.
    Un saludo


    ¡Nos leemos, un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Es un choque con la realidad. Gracias por enseñárnoslo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo28/11/10

    Qué triste la cara de alguno de los niños, qué triste sus circunstancias y qué penoso a los que se educa rodeados de excesos... Gracias por hacernoslo llegar.

    ResponderEliminar