miércoles, 3 de agosto de 2011

Dos años ...

Hace dos años ... a esta hora (20:30) nos subíamos al primer avión de los tres que nos llevarían a Etiopía a recoger a nuestro hijo ... así que estos son días de muchos recuerdos, emociones, alegría, añoranzas ... Sabemos que hay muchas familias que lo están pasando mal porque en Etiopía está habiendo cambios en la manera de proceder, entender y gestionar las adopciones internacionales y esto está provocando que se estén alargando mucho los plazos desde la asignación al primer juicio, al segundo juicio y, por lo tanto, al viaje  ... nosotros mismos, iniciando nuestro segundo proceso, también estamos  un poco inquietos y un poco preocupados porque ya nos sentimos embarazados de nuevo ...
Y si ... tenemos experiencia en ejercitar la paciencia, en desesperarse con plazos que se alargan y con la falta de respuestas a preguntas, a la aparente sinrazón de proceder en nuestra querida Etiopía y a nosécuantascosasmás ... porque nuestro fin de proceso de Nuno fue atípico y duro, muy duro, tardamos 7 meses en convertirnos en familia desde la asignación y tres años desde la solicitud ... sin embargo ahora ... con el tiempo, nos hemos dado cuenta de que algunas adopciones son así ... pasan cosas, se complican, se hacen difíciles, desesperantes, tristes, se alargan, te desesperas, te enfadas, te vuelves a desesperar y lo vas llevando como puedes, porque no te queda otra ...
Pero también sabemos que el final lo compensa TODO ... y que volveríamos a pasar por lo mismo una y mil y un millón de veces ... incluso pasarímos por cosas peores si volviesemos a ser papás de Nuno de nuevo ...
Y ahora, con el tiempo y la sonrisa de Nuno cada mañana al despertarnos, sabemos que todo lo vivido forma parte de nuestro bagaje personal, de nuestra forma de ser, de vivir, de afrontar, de crecer como personas, de madurar y lo mejor es que ... todo lo pasado nos llevó a Nuno Adonai y tenemos muy, muy claro que aquel precioso niño pequeñito, pequeñito, de ojos grandes y mirada sorprendida, aquel bebé bonito y tierno que se agarró con fuerza a nosotros en cuanto lo cogimos en brazos era NUESTRO HIJO y ... también sabemos que él, como nosotros, esperaría lo que fuese hasta convertirnos en familia ...
Y de la misma manera sabemos, que hay un niño o una niña en algún lugar de Etiopía (deseamos con todas nuestras fuerzas que sea Etiopía de nuevo) y que él o ella y sólo él o ella, será nuestro segundo hijo o hija y el hermanito o hermanita de Nuno y que le queremos, le queremos mucho y le esperaremos, le desesperaremos y le pelearemos lo que sea necesario!!!!!!

7 comentarios:

  1. Como entiendo tus palabras, cuando dices que hay momentos difíciles, tristes, te desesperas y te enfadas... y otros estás más relajada y esperanzada. Yo ahora estoy muy bien, más con nervios de cara a Septiembre, que con la ansiedad de hace un mes, pero bien. Y me da rabia que me digan que me relaje...por que cada día tiene su cosa y ya sabe cada cual cuando se puede relajar.
    La paciencia es amarga pero la recompensa muy dulce.

    un beso muy grande

    ResponderEliminar
  2. Que bonitas palabras, reflejas a la perfección todos nuestros sentimientos. Y es que lo más desesperante, lo más frustrante, lo peor que se lleva en este largo camino es el tiempo......este sentimiento de estancamiento en el que parece que nunca avanzas, pero tan necesario para algún día tener a nuestros peques en casa. Todo pasará cuando tenga que pasar, porque estamos predestinados a estar juntos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ay, Paloma! Mil gracias por esta entrada tuya... no te imaginas lo bien que me ha sentado leerte!!! En esta espera interminable, en estos días difíciles, da gusto saber que "esto" tiene un final feliz!!! Y recordar, lo que ya sabemos, aunque a veces nos desesperemos, que esta espera merecete TANTO LA PENA!!!
    Un besazo y muchísimas gracias!!!

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, Paloma, los que estamos en nuestro "primer viaje", esperamos y desesperamos porque en el fondo supongo que no nos fiamos del todo de que esto vaya a salir bien, y agradecemos que vosotros los que ya habéis pasado por esto nos digáis y confirméis que sí, que llega y que cuando llegue, al fin, se nos olvidará todo...

    ResponderEliminar
  5. Me encanta todo lo que has escrito Paloma!!!! yo aún no tengo esa sensación de "ha merecido la pena y lo vovleria a pasar mil veces" pero si estoy aquí, si lucho, si espero y desespero...es porque en el fondo de mi corazón sé que este es el viaje más duro y largo de mi vida, pero el que me dara la recompensa más grande.

    Millones de besos...

    Ester

    ResponderEliminar
  6. Preciosa historia Paloma, muchas gracias por compartirla, en esta interminable espera se agradece escuchar que al final de este durisimo camino esta el mayor de los regalos que nos puede hacer la vida!

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  7. Que bonita esta entrada Paloma. Los que estamos esperando sin ver todavía ninguna luz en el horizonte necesitamos historias como la vuestra para coger fuerzas.
    Muchas gracias por compartirla.
    Un saludo

    ResponderEliminar